La mayoría de los brasileños se opone a las medidas del presidente para suavizar las leyes de armas de fuego y reducir los beneficios de pensión, según un sondeo de opinión el martes.

desaprueban mayoritariamente dos de las principales iniciativas del mandatario ultraderechista -la reforma de las jubilaciones y la autorización de la posesión de armas- según una encuesta divulgada este martes.

La aprobación del “desempeño personal” de Bolsonaro, que asumió el 1 de enero, llega al 57,5%, un porcentaje que mejora incluso el 55% con el que fue elegido en la segunda vuelta en octubre. Un 28,2% lo desaprueba (y un 14,3% “no sabe o no contesta”), señala el sondeo realizado por el instituto MDA para la Confederación Nacional de Transportes (CNT).

Se trata “del mayor índice logrado por un presidente desde noviembre de 2013”, apunta el estudio, realizado del 21 al 23 de febrero con un universo de 2.022 personas interrogadas.

La evaluación del gobierno, que en menos de dos meses se vio sacudido por una crisis y varias polémicas- es en cambio menos sólida: un 38,9% lo juzga positivamente, un 29% lo considera regular y un 19% no se define, indica la encuesta, que presenta un margen de error de 2,2 puntos porcentuales.

Un 56,8% de los encuestados considera además que los hijos de Bolsonaro, que tuvieron un papel importante en varias de las polémicas de estos casi dos meses de gobierno, “están interfiriendo en las decisiones del padre en la Presidencia de la República”. Un 29,3% estima en cambio que no existe tal interferencia y un 13,9% no se pronuncia.

Bolsonaro, un excapitán del Ejército, de 63 años, hizo campaña con un discurso de mano dura contra la corrupción y la violencia y prometió un choque de gestión para rescatar la economía.

De las propuestas presentadas hasta ahora en esos campos, solo el proyecto de ley anticrimen del ministro de Justicia, Sergio Moro, tiene una amplia aprobación: 62% de los encuestados, frente a 18,8% que la rechazan.

El decreto presidencial que autoriza la tenencia de armas es rechazado en cambio por un 52,6%, frente a 42,9% que lo apoyan.

En cuanto al proyecto de reforma de las jubilaciones, presentado por el ministro de economía Paulo Guedes, genera un 45,6% de rechazo, frente a un 43,4% de aprobación, lo cual da un virtual empate técnico.

Ese proyecto, entre otras medidas, establece una edad mínima de jubilación de 62 años para las mujeres y 65 para los hombres y determina que quienes quieran jubilarse con una pensión completa deberán contribuir durante 40 años. Hasta ahora, los brasileños se jubilaban principalmente por años de contribución (30 años para las mujeres y 35 para los hombres)

Dejar respuesta