Tras más de 15 horas de sesión en la Cámara Alta, el cuerpo resolvió por mayoría no aprobar el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. Hubo multitudinario acompañamiento a la iniciativa en las afueras del Congreso.
Finalmente, luego de más de 15 horas de debate, el Senado de la Nación votó por mayoría en contra de la legalización del aborto y no generó ningún planteo alternativo al problema de salud pública que aqueja a la sociedad. De este modo, las mujeres y personas con capacidad de gestar continuarán realizando la práctica de manera clandestina e insegura. El proyecto no podrá ser tratado nuevamente en lo que queda del año y deberá retomarse durante el 2019.

A pesar del mal clima, decenas de miles de personas se congregaron afuera del Congreso para, por un lado, respaldar la iniciativa, y por otro, para rechazarla.

Al advertirse que iba a ganar el “no”, muchos de los defensores de la ley lanzaron el mensaje de que tarde o temprano la interrupción legal del embarazo será ley en Argentina.

La votación resultó 38 votos en contra, 31 a favor y 2 abstenciones.

El proyecto llegó al recinto del Senado tras seis semanas de debate en el plenario de comisiones de Salud, Asuntos Constitucionales y Justicia y Asuntos Penales por los que pasaron más de 140 especialistas a favor y en contra de la iniciativa.

Dejar respuesta