La maquinaria municipal coordinada por la Delegación de la localidad trabajó en un tramo comprendido entre las calles 545 y 565, rehabilitando una arteria que estaba cerrada al tránsito. Hacía una década que no se veía este tipo de accionar en el sector.

Atendiendo un antiguo reclamo que preocupaba a los vecinos de la zona, maquinaria municipal estuvo abocada a un trabajo de reapertura y acondicionamiento de la calle 526, uniendo las intersecciones de 545 y 565, en un tramo de unas diez cuadras que posibilitará una mayor fluidez vehicular.

Coordinados por la Delegación de Quequén, los equipos dedicaron todo su esfuerzo a la pronta finalización de este accionar, dejando culminada una tarea muy importante y que traerá beneficios a los residentes del lugar.

Según detalló Pablo Bugando, procedimientos de este tipo no se ejecutaban desde hacía unos diez años en esta arteria. “Le estamos dando solución a un reclamo de los vecinos, abriendo una calle que le dará fluidez al tránsito”, afirmó el delegado.

Dejar respuesta