descarga

La mandataria brasileña decidió hacer recortes para disminuir los gastos del Gobierno. Redujo el 10% de los salarios de los ministros. Dará más participación al PMDB, la mayor fuerza electoral del país

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, anunció una amplia reforma de su gabinete, tanto de la estructura como de los ocupantes, con la que incrementará la participación en su gobierno del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), mayor fuerza electoral del país.

Además de reestructurar y reducir el gabinete, que actualmente cuenta con 39 ministros, la jefa de Estado pretende reacomodar las fuerzas que la apoyan, en momentos en que enfrenta una grave crisis política y su popularidad permanece en mínimos históricos.

Estructuralmente, la reforma se propone eliminar ocho carteras y unificar otras para reducir el gabinete como forma de disminuir los gastos y aumentar la eficacia.

“Todos los países construyeron Estados modernos. Esos Estados modernos son eficientes. El Estado brasileño debe estar preparado para asumir una doble función: asegurar igualdad de oportunidades y elevar la competitividad del país”, comenzó la mandataria.

Y siguió: “Vamos a reducir ocho ministerios y 30 secretarías nacionales en todos los ministerios. Vamos a revisar todos los contratos del gobierno y reduciremos 3.000 cargos de comisionados (contratados por el Estado)”.

“Habrá un recorte del 10% en la remuneración de los ministros y vamos a revisar los contratos de alquiler de servicios”, agregó. La jefa de Estado subrayó que las medidas “se tomaron para propiciar un equilibrio fiscal”.

“Se busca aumentar la confianza en la economía. El Estado debe estar preparado para asegurar la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos. La gestión pública requiere una mente que tenga que ser permanente, sistemática y calificada”.

Por último, afirmó que las dificultades no se han superado pero que serán enfrentadas. “Estas son las bases para un nuevo ciclo de crecimiento. Procuramos ubicar los intereses del país por sobre los intereses particulares”.

¿Qué implican estos cambios?

Políticamente, la reforma reducirá la participación en el gobierno del oficialista e izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), la formación en el poder en Brasil desde 2003, primero con Luiz Inácio Lula da Silva y ahora con Rousseff, para darle mayor espacio al PMDB, una formación de centro que ejerce la mayoría de los gobiernos regionales y municipales y que tiene las principales minorías en el Senado y la Cámara de Diputados.

Dejar respuesta