Horas antes de fin de año, más de 200 trabajadores estatales bonaerenses recibieron un e-mail de despido, mientras que otros 180 tienen la posibilidad de reubicarse en otros organismos. Se trata de empleados de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), que depende de la Dirección de Educación bonaerense y el Gobierno de María Eugenia Vidal decidió disolver.

En el correo electrónico se les notificó que “a partir del 1 de enero de 2018” el organismo estatal “prescindirá de sus servicios debido a la disolución de la misma (UEP), abonándosele un resarcimiento económico debido a la modalidad de contrato que usted poseía” y les brindó un número de teléfono para comunicarse y recibir más información a partir del 2 de enero.

“Nos fueron llegando correos electrónicos. A algunos de nosotros, los invitaban a incorporarse en otras tareas y en otras áreas. Al resto nos comunicaban que no iban a renovar nuestros contratos”, relató al diario El Día de La Plata uno de los afectados.

Desde la UEP, “construimos, refaccionamos y ampliamos escuelas, aparte de capacitar a los docentes y realizar todo tipo de eventos”, sostuvo Marianella Castellani, delegada de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Dejar respuesta