El ministro de Finanzas opinó que “al derrame hay que forzarlo”. Adelantó que para 2018 el Gobierno “prevé tomar un poco menos de deuda” que este año.

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, abonó a la teoría del derrame, que ya no existe dentro de la teoría económica. Además, adelantó que para 2018 el Gobierno “prevé tomar un poco menos de deuda” que este año.

En Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), el funcionario señaló que “inclusión financiera quiere decir, además, poder llegar a las pymes con tasas y plazos razonables” para que las empresas puedan aprovechar los momentos favorables de la economía.

En tal sentido, opinó que al “derrame hay que forzarlo” para que las PYMES y el público “puedan beneficiarse” de la política que desarrolló el Gobierno al inicio de su gestión, como fue eliminar el cepo y el arreglo con los fondos buitre. Esta teoría neoliberal se derrumbó al comprobarse su falsedad.

Respecto al endeudamiento, Caputo adelantó que el Ejecutivo “prevé tomar un poco menos de deuda” que este año. El programa financiero de 2017 contemplaba tomar deuda por unos U$S 20.000 millones en el exterior, más otros U$S 20.000 millones en el plano interno.

En tanto que analizó que “la Argentina va a ser el país estrella de la región en los próximos 20 años”. El funcionario estimó que en los países exitosos, los ciclos de bonanza y crecimiento suelen durar dos décadas, por lo que le reclamó a los asistentes que “hay que tener paciencia” con la Argentina.

Dejar respuesta