Luego de haber sido aclamado por más de 500.000 personas en las calles de Bogotá, el papa Francisco enfrentará este jueves el segundo día de su visita a Colombia con varias actividades en una capital con fuertes medidas de seguridad y ley seca en la previa de una misa multitudinaria.
Luego de un fervor popular que el miércoles desbordó los controles de seguridad durante los 15 kilómetros que Francisco recorrió en Papamóvil a su llegada a Bogotá, el Papa tendrá este jueves su primer día de actividades oficiales, que incluirán una visita al presidente Juan Manuel Santos, un encuentro con obispos latinoamericanos y una misa para más de medio millón de personas en un parque de la capital prevista para las 16.30 locales (18.30 de la Argentina).
Mientras tanto, rige en Bogotá la veda de venta de alcohol hasta terminada la eucaristía junto a la prohibición de la circulación de motocicletas con acompañante, medidas que serán supervisadas por algunos de los 14.000 miembros de distintas unidades de la Policía, además de 3.600 militares del Ejército, que desde temprano patrullan la capital.
Este jueves, los medios colombianos resaltaron las primeras palabras no oficiales del Pontífice en un encuentro con jóvenes y familias, a quienes les pidió que “no se dejen engañar”, como tituló el diario El Espectador.

Dejar respuesta