La 2ª fecha del actual campeonato podría marcar el progresivo regreso del público visitante a los estadios luego de más de tres años de prohibición y algunas pruebas que resultaron truncas por la irrupción de la violencia nuevamente.

El titular del Aprevide, Juan Manuel Lugones, confirmó que hablarán con los dirigentes de cinco clubes de la provincia de Buenos Aires para encausar la posibilidad de que ambas parcialidades estén presentes.

“En la provincia la semana que viene tenemos a Olimpo, Estudiantes,Independiente Banfield. Está la posibilidad de que en esos estadios se jueguen partidos con visitantes”, señaló y también sumó la posibilidad de que Defensa y Justicia reciba a la afición de San Lorenzo en Varela.

Entre esas cinco instituciones sólo se elegirá a una respetando la decisión de las directiva en abrir las puertas o no de sus respectivos estadios a hinchas foráneos. “En la provincia de Buenos Aires vamos a permitir el regreso del público visitante. Los dirigentes del fútbol nos dirán si está dentro de sus planes tenerlo o no”, reconoció Lugones en diálogo con el programa radial Jogo Bonito.

Los encuentros que están sometidos al análisis son Olimpo-Lanús; Banfield-Colón; Defensa y Justicia-San Lorenzo; Independiente-Godoy Cruz (estos cuatro se jugarán el sábado) y Estudiantes-Sarmiento (el domingo). “La próxima fecha vamos a tener un partido con público visitante”, subrayó la determinación del Aprevide Lugones, que ahora deberá negociar con los clubes mencionados.

EL ANTECEDENTE
Hace un año atrás se intentó un proceso similar para devolver a los estadios de fútbol a todos los hinchas. Sin embargo, el experimento apenas duró un mes y debió frenarse por una agresión a un jugador por parte de fanáticos visitantes.

Arsenal-Olimpo, en Sarandí, marcaron el esperado regreso de los visitantes de manera oficial el 20 de septiembre del 2015. Apenas dos semanas más tarde, desde la tribuna de Lanús le pegaron un piedrazo en el ojo al jugador de Aldosivi Pablo Lugüercio y la determinación fue la de interrumpir ese período de prueba.

En total, el fútbol argentino lleva tres años y dos meses sin albergar la totalidad del público permitido en los estadios. En junio del 2013, unhincha de Lanús murió en el Estadio Único de La Plata a raíz de un balazo que le disparó un efectivo policial. Ante eso, el gobierno de turno decidió imponer esta sanción que aún perdura.

Dejar respuesta